JAVIER JARA B.

La naturaleza de nuestra salvación.
Hemos visto nuestra condición de muerte espiritual, sumergidos completamente en nuestros delitos y pecados. (Efesios 2.1) sometidos a tres grandes poderes (El mundo, Satanás y la Carne) que nos tenían esclavizado a un “estilo de vida” ajeno a los preceptos de Dios. Estos nos hacia “hijos de Ira” ya que era la condenación del justo Dios la que nos sentenciaba a la muerte eterna bajo el rigor de su ira. (Efesios 2.2-3). Pero el gran amor y misericordia, a pesar de nuestra horrible condición, el nos dio vida, llevando a cabo en nosotros por medio de Cristo, su obra salvadora, todo para que el fuese glorificado en medio de las naciones en este siglo y en el venidero (Efesios 2.4-7)
Ezequiel 37, cuenta la historia de de una visión donde Ezequiel es llevado en medio de un valle de huesos secos (Secos en gran manera) que  Dios restauro y dio vida. Ellos estaban “esclavizados” a su condición, no podían hacer nada para cambiar su realidad menos su destino. Fue la acción soberana de Dios, por medio de su Palabra, que les dio vida, no por nada que ellos pudiesen entregar si no que para que la gracia de Dios se demostrara a los demás y para que ahora que tenían vida, accionaran (obraran) las acciones que Dios demandaba. Si bien esta visión es en relación al Pueblo de Israel, ilustra muy bien nuestra condición de muerte espiritual y la vida que Dios nos dio.
Debemos comprender la manera en que Dios nos ha dado vida. Por medio del pasaje de estudio veremos 3 características  de la naturaleza de la salvación de Dios que actuó en nosotros.
- La salvación como un don
- El rechazo de las obras como medio de salvación
- La reafirmación de las obras como resultado de nuestra salvación


V.8 (1. La salvación como un don)
POR QUE POR GRACIA SOIS SALVOS POR MEDIO DE LA FE
Pablo ya había mencionado esta frase (Efesios 2.5). De alguna manera Pablo esta resaltando la gracia de Dios. Estábamos muertos , pero Dios que es misericordioso, nos dios vida. El modo que tenemos vida es por la gracia de Dios. La gracia de Dios es la base el fundamento o sustento de nuestra salvación (Romanos 3.24). Pero esta gracia es recibida por medio de la fe.  La vida eterna esta reservada para aquellos que creen (Juan 3.16) y que creer por medio de la Palabra de Dios (Romanos 10.14-17). La fe deja fuera la posibilidad de las obras, la fe es la confianza plena en lo que Jesucristo ha hechos, dejando de lado nuestras obras o esfuerzos, rindiendo nuestras vidas a lo que Él completó en la cruz del calvario (Mateo 11.28). La justicia de Dios se manifiesta por medio de la fe en quienes creen (Romanos 3.22; Gálatas 2.16; Filipenses 3.9).
Y ESTO NO DE VOSOTROS, PUES ES DON DE DIOS
Como lo veíamos con la ilustración del valle de los huesos secos, la posibilidad de que cada hueso se juntase con su compañero, que subiesen tendones, se cubrieran con carne y piel fue solo resultado de la acción soberana de Dios, no por que lo huesos hubiesen hecho algo. Para nosotros hoy, nuestra salvación, es de las mismas características. TODA la obra salvadora de Dios (Elección, predestinación, redención, perdón de pecados, iluminación, sello y herencia) no es de nosotros. Algunos han interpretado que la fe es la que es un don de Dios, dejando todo o parte de lo demás en mano del ser humano, pero el texto claramente muestra que “ESTO” es un pronombre neutro singular, mientras que la fe es femenino singular, por lo que el “Estos” esta haciendo mención de todos lo anterior (salvos por gracia por medio de la fe). Todos esto a sido dado por Dios como un Don (Regalo inmerecido) a nosotros. Esto procede de la inmensa bondad de Dios y su generosa gracia (2 Corintios 12.3).  

No hay nada en nosotros que haya inclinado a Dios a escogernos.
No hay nada que podamos haber hecho para captar la atención de Dios y ganar su favor
- Arnold Clinton

V.9 (2. El rechazo de las obras como medio de salvación)
NO POR OBRAS PARA QUE NADIE SE GLORÍE
La verdad de la salvación por gracia o de manera gratuita es algo de lo que Pablo ya había hablado antes (Romanos 3.20; Gálatas 2.16). En los contextos de esos pasajes menciona a las obras de la ley, por la cual los judíos creían que era el medio de salvación.  Pablo en este pasaje (Efesios 2.9) hace sólo mención a las obras (sin ningún otra explicación) de alguna manera como lo hace cuando escribe a Tito (Tito 3.5). Por lo tanto lo que Pablo tenia en mente es que su audiencia (predominantemente gentil) comprendiera que no hay ninguna obra, ni nunca habrá una cantidad de “buenas” obras que garantice el favor de Dios.  
Mateo nos relata la historia de un Joven rico que se acerco a Jesús y que quería la vida eterna (Mateo 19.16-26) a pesar de que el cumplía toda la ley, aun no tenia la fe salvadora, el tenia un dios que no quizo abandonar. A pesar de que humana mente era un excelente candidato a creyente, en la mente de Dios estaba tan alejado de el como cualquier otros, por que no es por obras, si no por medio de la confianza en Dios para que el actúe con Gracia.
Como los huesos secos no pueden obrar, nosotros muertos espirituales tampoco, no tenemos en que gloriarnos. “Gloríe” viene del griego kauchesetai que indica a alguien que se exhibe y presume ostentosamente la satisfacción de sus logros. Pablo esta siendo claro en decir que no es para nuestra gloria, ya que todas las bendiciones espirituales son para “alabanza de su gloria (Efesios 1.6, 12, 14). Debemos considerar lo repudiable que es confiar en las obras humanas y en las capacidades humanas para ser salvos, eso solamente es producto de una mala comprensión de la naturaleza caída del hombre. Dios actúa por su gracia, esto deja fuera las obras (Romanos 11.6) y también la jactancia (Romanos 3.27).


V. 10  (3. La reafirmación de las obras como resultado de nuestra salvación)
POR QUE SOMOS HECHURA SUYA, CREADOS EN CRISTO JESÚS PARA BUENAS OBRAS
La palabra hechura solo se repite en Romanos 1.20, haciendo mención a las cosas creadas. Esta frase resalta la la iniciativa de Dios en nuestra salvación, ya que somos hechura de Él, creados nuevamente por Él (2 Corintios 5.17). Tal como la creación se produjo sin intervención humana (Génesis 1) el hombre es hecho nueva criatura sin su propia intervención. El Dios inteligente y soberano ocupo “todas sus capacidades” para diseñar a este nuevo hombre (eso es lo que resalta la palabra hechura - gr. poiema). El resultado es que somos “nuevas criaturas”, es como que Pablo esta enfatizando que somos la “una obra unica de Dios” (Efesios 4.24), siendo creados en Cristo (2 Corintios 5.17).
“No somos estatuas” hemos sido creados no con el propósito de mostrar alguna buena capacidad divina estaticamente. Hemos sido creados “PARA” buenas obras. Esta claro que Pablo repudia las obras como medio para la salvación, pero reafirma que ellas (las obras) son un resultado necesario de la salvación, ese es el lugar correcto que deben tener. Hemos sido creados para actuar, para practicar una vida cristiana correcta. Pablo no tiene en mente solo las obras de la Ley como resultado de la Fe. Su concepto es mas amplio y debemos comprenderlo en ese sentido, considerando las obras como frutos de nuestra fe (Gálatas 5.22-23). La fe salvífica se manifiesta tangible o visiblemente  por medio de las virtudes cristianas (Colosenses 1.10; 1 Timoteo 6.18; 1 Pedro 2.12).
LAS CUALES DIOS PREPARO DE ANTEMANO PARA QUE ANDUVIÉSEMOS EN ELLAS.
Cuando Dios nos escogió y predestino en la eternidad pasada, también marcó la senda por donde debíamos caminar (Efesios 1.4) .

Una senda de buenas obras, que debería caracterizar sus vidas en su viaje cristiano y traer gloria a Dios - Clinton E. Arnold

Somos hechura de Dios, nuevas criaturas en Cristo y venia en el “paquete” lo que debíamos  hacer como resultado de eso. La obra salvadora de Dios debe llevarnos a comportarnos a andar como es digno de ser nuevas criaturas (1 Juan 2.6). Pablo genera una distinción. Los muertos espirituales andaban en sus delitos y pecados (Efesios 2.2) pero ahora el creyente la nueva criatura hechura de Dios en Cristo debe andar en las obras que Dios estableció, apartándose de pecado. Existe una esperanza y una fuerza poderosa para romper los patrones de comportamiento pecaminosos.  El creyente debe andar o practicar su nueva identidad en Cristo. Tal como los huesos secos debían vivir.

Hermanos, estábamos muertos, llego, atestados de pecados, delitos y transgresiones. Nuestra conducta nos tenia atados ajenos de poder hacer algo por y para Dios. Vivíamos conforme al pecado y para el pecado. Y a pesar de la horrible condición, Dios que es rico en misericordia, amor, bondad y gracia, nos dio vida. Todo para que Su Nombre fuese exaltado. Nosotros solo fuimos receptores de su amor y gracias, no tuvimos ninguna participación mas que traer nuestra horrenda condición para que se manifestara y exaltara la gracia salvífica de Dios en nosotros.
Frente a este escenario ¿como te estas comportando? ¿o ves al menos la importancia del comportamiento como creyentes? hoy donde todo es relativo, donde cada uno hace como quiera, es importante que nos guiemos nos por nuestra conciencia, nuestros pensamientos, o capacidades (Filipenses 4.9). Debemos vivir para la gloria de Dios haciendo lo que el ha preparado de antemano para nosotros y así comportarnos como nuestro creados, hacedor y salvador quiere que lo hagamos (Colosenses 1.10).




Articulos Relacionados