La Oración y El Creyente (I)

Fundamentos de la Fe

JAVIER JARA B.

En la vida cristiana exiten algunas disciplinas importantes que todo hijo de Dios esta llamado a rtealizar en forma periodica: lectura de la Biblia, Meditación, Evangelización, Servicio, Adoracion, la oracion, entre otras. Pero es esta ultima la que es una de las mas esenciales para poder ejercer el resto de las disciplinas de la manera que Dios manda.

“No olvides orar hoy porque Dios no olvidó despertarte esta mañana” — Oswald Chambers

El propósito de la oración es de expresar nuestra sumisión a la soberanía de Dios y nuestra confianza en Su fidelidad. 

 “La oración no es para cambiar los planes de Dios. Es para confiar y descansar en Su soberana voluntad” — Martin Lutero.

La oración es la manera en que nosotros expresamos todo lo que hay en nuestros corazones a nuestro Dios amoroso y sabio. (1 Samuel 1.9-18)

La oración no es para darle información a Dios, ya que Dios lo sabe todo (Salmo 139. 1-4). 

La oración nos lleva a una comunión reverente con Dios, adorándole y reconociéndole como el dador de todas las cosas.

“Cuanto más entendemos la soberanía de Dios, nuestras oraciones son llenadas con agradecimiento” — R.C. Sproul

La oración para el creyente no solo es fundamental si no que también es un mandato (1 Ts 5.17), por tanto no es una opcion si no un deber de mantenerse en todo momento en comunicación con Dios.

“¿No sientes el deseo ni la necesidad de hacerle peticiones a Dios? Entonces que Dios, en su inmensa misericordia, exponga tus miserias porque ¡un alma sin oración es un alma sin Cristo!” — Charles Spurgeon.

En los relatos biblicos encontramos muchos ejemplos de la importancia de mantener una vida de oración. 

Humanamente quizas es algo dificil de comprender en cuanto a como una simple comunicacion, con un "ser" que "no tenemos de frente", puede demostrar nuestra sumisión y dependencia de Dios y aun mas crear una comunion tan profunda siendo que no tenemos una respuesta inmediata a nuestra palabras. Quizas es este uno de los factores que a lo general de los creyentes les hace dificil mantener una vida de oración.

Una de las primeras lecciones en los colegios es enseñar a los pequeños el idioma, con su reglas gramaticales, avanzando en sus formas, etc. Si para los pequeños es importante conocer el metodo de comunicacion para ellos poder hacerlo de manera correcta, para nosotros tambien es fundamental, conocer la forma que dejo para comunicarnos con el. Comprendiendo este ejemplo y esta realidad, es que estudiaremos sobre la oracion tratando de comprender mejor esta hermosa y profunda herramienta que Dios nos dejo para estar en comunion con él.

Si tuviesemos que hacer una definicion simple, podriamos decir que: La oración es comunicación o conversación con Dios. 

La Escritura nos dice que Dios está muy interesado en nuestros problemas personales.

1. Salmo 34:15  - Sus ojos están “sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor.”

2. Salmo 142:2 -  podemos llegar ante Dios con nuestras dificultades

3. Hebreos 4:16 - podemos acercarnos con confianza por medio de Cristo.

A. El propósito de la oración

    Aunque nada beneficia al creyente más que la oración, el propósito de la oración debe ser primero por el bien de Dios, no nuestro. La oración es, ante todo, una oportunidad para Dios manifestar su bondad y gloria. —JOHN MACARTHUR

* La oración glorifica a Dios—Juan 14:13

*  La oración alínea nuestra voluntad con la voluntad de Dios—Lucas 22:42; Mateo 6:10

*  La oración trae paz—Filipenses 4:6–7

*  Oramos para confesar pecado—1 Juan 1:9

*  Oramos para echar nuestras cargas sobre Dios—1 Pedro 5:6–7

¿Por qué orar si Dios es soberano y todo ha sido decretado por Él? 

Dios no sólo ordena el final (los resultados) pero también el medio (los métodos), y uno de los medios que Él ordena es la oración. Al orar, no estamos cambiando la opinión de Dios sino alineándonos con la voluntad de Dios. Si oramos, estamos siendo usados por Dios para llevar a cabo Su voluntad en el mundo. Más allá de esto, también le da gloria a Él al demostrar nuestra dependencia de Él. (Daniel 9.1-3)

UNA ACLARACIÓN

Pedir en el “nombre” de Jesús (Juan 14:13) no significa añadir dicha expresión al final de una oración como un simple formulismo o convencionalismo. Lo que significa es: 

1) la oración del creyente debe servir para los propósitos de Jesús y de su reino, y no a motivos egoístas, 

2) la oración del creyente debe basarse en los méritos de Cristo y no en los suyos propios, y 

3) la oración del creyente debe buscar solo la gloria de Dios, no aumentar o fomentar la vanagloria humana

B. La oración no es una opción.

* Jesús oró; Él es nuestro ejemplo

* Mateo 14:23 - anduvo sobre el mar

* Lucas 5:16 - antes y despues de sanidades

* Lucas 6:12 - ante la eleccion de los doce

* Estamos ordenados a orar todo el tiempo

* 1 Tesalonicenses 5:17 - sin cesar

* Efesios 6:18 - en todo tiempo (Neh 2.1-6)

        Orar sin cesar es vivir en el conocimiento continuo de Dios, donde todo lo que vemos y experimentamos se convierte en un tipo de oración, vivida en una profunda consciencia y rendición a nuestro Padre celestial. —JOHN MACARTHUR

C. La práctica de la oración

Para llevar a la practica la actividad de la oracion hay dos temas que debemos tener claro: Primero, las condiciones para que nuestras oraciones sean contestadas y  segundo, cómo orar prácticamente. 

Debemos comprender que necesitamos orar alineados con la voluntad de Dios, lo cual incluye la confesión de pecado.

1.- Condiciones para oraciones contestadas

Existen condiciones si nuestras oraciones han de ser contestadas. 

    1. Debemos morar en Cristo y Sus palabras deben morar en nosotros—Juan 15:7 

*  Los que moran en Cristo son los que confiesan Cristo como su Señor—1 Juan 4:15

*  Ser obediente y comprometido a la Palabra de Dios—1 Juan 3:22

    Nota: Dios no está bajo la obligación de responder a las oraciones de los que no son salvos. Muchas ocasiones erroneamente se dice a inconversos que oren a Dios por alguna peticion, lo que es un engaño, ya que Dios solo responde la oracion a sus hijos que permanecen en él.

    2. Debemos orar de acuerdo a la voluntad de Dios—1 Juan 5:14 

*  Orar por lo que sea consistente con la voluntad de Dios como está revelado en la Biblia.

*  Orar pidiendo en Su nombre, consistente con quien Él es—Juan 14:13–14

*  Orar por lo que trae gloria a Dios—Juan 14:13

*  Orar para alinear su voluntad con la voluntad de Dios—Mateo 6:10

    “Si realmente supiéramos quien es Dios y todo lo que nos ha dado en Cristo, nuestras vidas de oración serían muy diferentes que lo que son ahora” — R.C. Sproul.

    3. Obstáculos a la oración contestada

*      Pecado—Salmos 66:18; Isaías 59:1–2

*      Motivos erróneos—Santiago 4:3

*      Falta de fe—Santiago 1:5–8





Articulos Relacionados