JAVIER JARA B.

Muchas son las ocasiones en que el creyente se ve afligido por las distintas dificultades que este vive. Estas van desde situaciones habituales, como por ejemplo, decisiones laborales; hasta grandes dificultades, como las enfermedades. De alguna manera, muchos creyentes el día de hoy, viven presos de la angustia, la aflicción e incluso de la misma depresión. Buscan ayuda haciendo suyos pasajes como:

“¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí?” (Salmo 42:5) o
“Jehová es mi pastor; nada me faltará” (Salmo 23:1).

En las conversaciones habituales entre los creyentes, que están en estas condiciones, uno de los pasajes quizás más citados es Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”.

* ¿Pero sabe realmente el cristiano de hoy por qué puede estar confiado en que Dios hará que todo sea para bien?
* ¿tiene el cristiano de hoy las convicciones biblicas para vivir a la sombra de Dios?
* ¿Conoce el creyente como Dios revela por medio de su palabra, que Él gobierna soberanamente sobre toda la creación proveyendo todo lo necesario para su preservación?

La Doctrina de la Providencia en la Historia de la Iglesia
A pesar de que esta doctrina, en el transcurso de los siglos fue adquiriendo los fundamentos que hoy tenemos, desde muy temprano, incluso en la iglesia primitiva, sufrio ataques de las filosofías imperantes de la época. Por ejemplo los estoicos quienes pensaban que el gobierno  de la suerte, o de los epicureos, quienes pensaban en el gobierno de la casualidad. Ambos grupos de distintas filosofías, buscaban la felicidad y la paz del ser.

Quizás fue en la época de la reforma donde más fuertemente se argumentó en favor de la providencia completa de Dios sobre toda la creación. Calvino, en su libro Institución de la Religión Cristiana, aporta con dos capítulos tocantes al tema. Unos años más adelante, uno de los puritanos, John Flavel, afirmó que “Hay un gran deleite para el pueblo de Dios en observar la providencia divina.”, afirmando que el estudio de esta doctrina es un deleite y que esta es como “un poco de cielo”.

Hoy en dia, es necesario tener una comprensión adecuada de esta doctrina, no solamente para hacer frente a estas doctrinas anti bíblicas que se levantan contra la intervención divina en la creación, si no para poder hacer un uso correcto en la vida práctica del Creyente. Es en esta ultima que quizás es en la practica donde mas faltamos a esta hermosa verdad (Romanos 8.32)

El objetivo de este estudio será aportar el conocimiento bíblico, en cuanto a la Providencia de Dios y como esta debe afectar la vida del creyente.

Podemos definir la Providencia de Dios como "la provisión de Dios de todas las cosas para los seres humanos" o "como la actividad continua y muchas veces invisible de Dios en el sostenimiento de su universo, que provee las necesidades de cada criatura y la preparación para la realización de su propósito eterno"

J.L Packer define Providencia como: la operación benéfica de la soberanía de Dios mediante la cual todos los acontecimientos son dirigidos y dispuestos para realizar aquellos propósitos de gloria y de bien para los cuales fue hecho el universo.
 
Antes de continuar debemos apuntar algunas cosas.
- Lo primero que se debe aclarar es que la palabra “providencia” no aparece en la Palabra de Dios, pero a pesar de esto, las enseñanzas Bíblicas son claras en cuanto a esta doctrina.
- Segundo, en ella, toman parte varios de los atributos más comúnmente conocidos, como la Soberanía, la Omnipotencia, entre otros. Sin embargo, algunos teólogos refieren que todos los atributos forman parte de ella. Lo que siempre se debe tener claro es que se debe considerar a Dios como Creador de todo y también como Gobernador soberano de todo lo que él ha creado, y bajo este fundamento entretejer los demás atributos.

Los teólogos en general concuerdan con un concepto central: Dios interviene en su creación proveyendo todo para sustentarla. En cambio otros han tratado de separar la intervención divina, de la providencia de Dios, pero como dice Packer: “los testimonios a favor de su providencia…, son abrumadores”.

Unos de los pasajes más “completos y majestuosos (Garrett)” en cuanto a la providencia de Dios es el Salmo 104:24-30. Este pasaje nos muestra como Dios sustenta a la creación desde la vida (v.29) hasta la comida (v.27).
En el Nuevo Testamento, uno de los pasajes centrales que nos muestra esta verdad es Mateo 10:29. Si Dios cuida así a las aves de la creación, cuanto más a nosotros, a quienes Dios tiene contado el cabello (v.30).

La providencia de Dios se extiende a lo largo de muchas esferas:
* el universo en su conjunto (Sal. 103:19; Dn. 4:35; Ef. 1:11),
* la esfera física (Job 37:1-13; Sal. 104:14; 135:6; Mt. 5:45),
* los animales (Sal. 104:21,28; Mt. 6:26; 10:29),
* las naciones (Job 12:23; Sal. 22:28; 66:7; Hch. 17:26),
* el nacimiento y la vida del hombre (1 S. 1:19-20; Sal. 139:16; Is. 45:5; Ga. 1:15-16 ),
* los éxitos y los fracasos del hombre (Sal. 75:6-7; Lc. 1:52),
* las cosas que parecen accidentales o sin importancia (Pr. 16:33; Mt. 10:30),
* la protección de su pueblo (Sal. 4:8; 5:12; 63:8; 121:3; Ro. 8:28),
* la provisión para su pueblo (Gn. 22:8, 14; Dt. 8:3; Fil. 4:19),
* la respuesta a las oraciones (1 S. 1:9-19; 2 Cr. 33:13; Sal. 65:2; Mt. 7:7; Le 18:7-8),
* y el juicio de los impíos (Sal. 7:12-13; 11:6).

Dios por tanto, a modo de resumen, por medio de su providencia opera
- En la preservación del universo  (Preservación activa - Col 1.17)
- En todos los acontecimientos (Actúa en todas las cosas creadas - Is 10.5)
- Gobierno soberano para los fines preacordados (Dios gobierna sobre todas las cosas para que a través de ellas se cumpla el propósito supremo - 1 Timoteo 1.17)

Dios cuida, guía y gobierna.

Alberto Solano, toma el Pasaje de Génesis 50:16-26 para definir que Dios ejerce su Providencia en 4 áreas:
      1.- Sobre Personas (vv. 16-20)
      José a pesar de que sus hermanos le había hecho mal vendiéndolo como esclavo, y estos ahora le vienen  a pedir perdón, Él había entendido que Dios había hecho todo según su voluntad, guiando todo perfectamente. Influyendo aun sobre las personas (Proverbios 21:1) para que obren conforme su voluntad.

      2.- Sobre circunstancias y eventos (vv. 20-21)
      El pasaje es claro en mostrarnos que la cautividad del pueblo en Egipto no fue algo que "pillo" de sorpresa a Dios, si no que el fue el que lo planifico. Dios tenia un plan y un propósito.

      3.- En el pasado, presente y futuro (vv. 22-25)
      Cuando José dice "os visitara Dios" esta involucrando estas tres esferas del tiempo, aludiendo a Abraham, haciendo que sus hermanos se comprometan ahora para un evento que aun no ocurre, pero que se cumplirá (Éxodo 3.16). Dios iba a actuar en medio de su pueblo, iba a llegar a su rescate. Lo que hoy suceda en el plan de Dios tendrá repercusiones en el futuro para su propósito.

      4.- Para su gloria y el bien de su pueblo (v. 26)
      Dura forma de terminar la historia de Génesis, pero a pesar de eso este hecho nos recuerda que a pesar de las circunstancias difíciles, aunque el panorama no sea nada alentador, el plan de Dios es la manera que mas gloria le traerá a Él, y el mayor beneficio a su pueblo.


La vida cristiana bajo la providencia de Dios
Cuando entendemos que el alcance de la Doctrina de La Providencia de Dios, no solo se suscribe a toda la humanidad y a todo lo creado como: animales, plantas, incluso hacia los objetos inertes, si no que también a sus hijos,  y por conclusión al “universo entero”, es que el Cristiano puede comenzar a comprender la real profundidad del pasaje de Romanos 8:28.

Cuando el creyente comprende el sentido y alcance de la providencia de Dios pudiendo vivir una vida de acuerdo a este hermoso pasaje ya que puede “vivir con la seguridad de que Dios está presente y activo en nuestras vidas”, y así mismo hacer de la providencia de Dios una de las herramientas claves para vivir la vida cristiana.

El mayor bien que Dios se ha propuesto para sus hijos, es que cada uno de ellos sea hecho a la imagen de su hijo Jesucristo (Romanos 8:29). Dios como gobernante supremo y creador de todas las cosas, hace que todo obre en función de esta máxima expresada por Pablo a los Romanos. Entonces en palabras de Thomas Watson:

      “¿Por qué debería un cristiano destruirse a sí mismo? ¿Por qué habría de angustiarse, cuando todas las cosas van a concurrir dulcemente, más aún, a colaborar para su bien? El resultado del texto es este: TODAS LAS DIVERSAS FORMAS EN QUE DIOS TRATA A SUS HIJOS SE TORNAN, MEDIANTE UNA PROVIDENCIA ESPECIAL, PARA SU BIEN”

La Relevancia al Día de Hoy

Esta doctrina es probable que hoy más necesaria que nunca. Vivimos en una época donde el pecado, la ambición y el materialismo son eje central de la vida del mundo. El éxito se mide, principalmente, en función de las adquisiciones materiales, sin importar de como es adquirido. Frente a este escenario las inseguridades, aflicciones y preocupaciones corren a la orden del día (Eclesiastés 5.10-16).

Pero hoy tenemos la certeza que en nuestro Padre Eterno, Creador de todas las cosas, Todopoderoso y Gobernante Soberano, quien “gobierna (todas las cosas) según su voluntad y las dirige con sabiduría, de tal manera que no ocurren nada si no es como Él lo tiene previsto (Calvino)”, podemos vivir sin temor a nada, lejos de los afanes y aflicciones de este mundo, confiando plenamente en el Dios revelado en la Biblia, y alejando la incredulidad de nuestros corazones.

Aplicación

Por tanto el creyente debe, como primera cosa, dedicar tiempo al estudio y experiencia de la providencia de Dios, depositando sus preocupaciones a Dios en oración, y levantándose de esta libre de aflicciones. Un buen ejemplo es Ana (1 Samuel 1) que luego de las dificultades de no poder tener hijos, confió en Dios, oró y se levantó sin más preocupación (considerando que Ana no tenía la revelación completa que hoy nosotros tenemos). Así mismo el cristiano hoy, comprendiendo la providencia de Dios, revelada en su palabra, debe vivir confiado de que nada se escapa de la voluntad de Dios.
Esto debe ser bien comprendido, ya que no debemos llegar al extremo de no cuidarnos y hacer lo que deseemos porque Dios nos cuida. Por el contrario, debemos siempre tener presente que Dios dejó establecida su voluntad en la Biblia, y debemos someternos en obediencia total a Su palabra.

A la luz de lo expuesto debemos vivir confiados (Como los compañeros de Daniel frente al horno de fuego – Daniel 3) y en paz (como Pedro en la cárcel – Hechos 12), frente a cualquier circunstancia o situación que le toque vivir, y de esa forma glorificar a Dios con nuestras vidas, tal como dice Pablo a los Romanos: “Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén” (Romanos 11.36).




Articulos Relacionados